viernes, 2 de enero de 2015

Black Jumpsuit.

 


Primera entrada del año. ¿Cómo habéis empezado el año? En mi caso relajada. Diferente. 

Hoy os traigo el outfit que me puse para despedir el año. He de decir que todas las vísperas de las anteriores noche viejas me tomaba varias semanas antes la molestia de prepararlo todo. Tenía siempre ya mirados todos los vestidos y complementos de todas las tiendas, incluso sabía de ante mano como me iba a maquillar. Este año sin embargo todo ha sido muy distinto. Sólo me he pasado por las tiendas alguna vez cuando he ido a pasear y he curioseado un poquito, en ningún momento fui con la intención de ir a comprar la ropa para fin de año. Ni si quiera sabía qué ponerme hasta el último momento, lo que sí tenía claro es que quería estar lo más cómoda posible y sólo pensar en disfrutar.


Se trata de un mono, jumpsuit, negro con transparencias de encaje en las caderas y la espalda abierta con bordado. Es ceñido al cuerpo, de algodón con algo de elastano, muy cómodo y no hace ninguna forma fea si tenemos algún kilito de más. Fue un regalo de cumpleaños y decidí que era perfecto para despedir el 2014.



Combinado con unos stilettos con algo de plataforma plateados, con brilli brilli, que no falte en cualquier fin de año. Bolso de cajita metálica, uno de los must esta temporada y muchas de mis joyitas de Pandora más conjunto pendientes y colgante de Lotus. No soy muy de collares con pedrería ni plasticurri, prefiero cosas sencillas, finas y elegantes como la plata o el oro que por muchas tendencias que vengan, nunca pasarán de moda.



En cuanto al pelo y al maquillaje. Decidí empezar el año con un nuevo look. Quizás no se note mucho en fotos pero yo tenía el pelo rubio platino, es decir, aun que fuera ya prácticamente blanco, se veía que tenía base dorada. He cambiado a rubio ceniza, un color también casi blanco pero mucho más apagado, tiene base gris y no llama tanto la atención. Seguramente muchas estéis pensando que llama la atención igual, cierto, pero eso en un pelo rubio es irremediable :).



Todos los años voy a que me hagan un peinado y este año pues no iba a ser menos. No me gustó el resultado, me puse bastante triste la verdad, así que llegué a casa, me lavé el pelo otra vez y lo puse como lo llevo siempre. Me habían hecho algo muy recargado y yo sinceramente, este año no tenía ganas de complicarme como los anteriores, no se si porque tampoco puedo salir mucho o por qué pero no me sentía cómoda, así que no os puedo enseñar un gran trabajo de peluquería.



En cuanto al maquillaje, como dije anteriormente, no tenía ni idea de cómo me lo iba a hacer así que en un atisbo de inspiración me acordé de mi color favorito, el morado, un color con el que me siento muy a gusto a pesar de no usarlo a menudo. Así que eché mano de la Showstroppers Palette de Sleek (review AQUÍ). Usé como tono base el paraguaya, le doy un uso casi diario, sunset para el párpado móvil, au natural para realizar un ahumado y toques de luminosidad en el arco de la ceja y en el lagrimal con sparkle. Os lo cuento así de forma resumida :). Después, eso sí, como todas las noche viejas, una de mis excentricidades favoritas es ponerme unas pestañas postizas de fantasía. Reconozco que las del año pasado era mucho más escandalosas, no obstante creo que estas no se quedan cortas. Son de la marca Nyx.


Espero que hayáis pasado una noche perfecta rodeados de quienes más queréis y apreciáis. No me quiero repetir porque ya lo he dicho todo en mi anterior entrada, simplemente desearos un gran año. Que seáis muy felices.

Raquel.