jueves, 2 de julio de 2015

Back Neckline ♥

 

Cada cual tiene sus aficiones, sus manías, sus virtudes y sus defectos. ¿Qué sería el mundo si a todos nos gustase lo mismo? Posiblemente encontraríamos a penas dos colores, un modelo para cada tipo de cosa existente. Quizás ni siquiera existirían la mayoría de las cosas que tenemos hoy en día puesto que si no tenemos nuevas necesidades, no necesitamos nada más que lo que está disponible.

Más justo o menos justo, eso ya lo dejo a la apreciación de cada cual, vivimos en un mundo lleno de posibilidades. En todos los sentidos. Tal es la variedad que empezamos a no saber qué queremos realmente, no sabemos decidir y esto se traslada a nuestra vida diaria. 



Un ejemplo gráfico. Nos compramos un móvil. Cualquiera, más caro o más barato. Nos gusta, por eso lo compramos, disfrutamos con él y sus prestaciones. Nos damos cuenta de que existe ese mismo móvil pero en otro color. O con una prestación más. O existe uno superior, con más nivel. Nos deja de gustar el que acabamos de comprar, lo hemos disfrutado un montón pero ya nos hemos cansado de él a los dos días. Lo dejamos aparcado en un cajón o lo vendemos y pasamos al siguiente. ¿Qué va a ocurrir? Vuelve a leer desde el inicio de este párrafo y lo sabrás.

No debemos olvidarnos de que, así como existe lo bueno y lo mejor, existe lo malo y lo peor.

Alguien muy sabio me dijo una vez: 

El que mucho escoge, poco acierta.

Y es que nos encandilamos rápidamente con lo nuevo, nos dejamos llevar por la novedad sin valorar los pros y los contras de cambiar de decisión a la ligera. No todo es oro lo que reluce. Las novedades se nos pintan como lo mejor existente sin mostrar, hasta que lo compramos, los posibles vicios y defectos ocultos que albergan. 



¿Qué pasaría si en vez de estar hablando de un móvil, estuviésemos hablando de una persona, por ejemplo, de una pareja?

Repasando las notas anteriores mucha gente dirá, no es lo mismo. 

Nos dejamos llevar por la impresión, por las primeras palabras, por un precioso envoltorio dejando de lado lo que teníamos con nosotros, con sus muchas virtudes y defectos, prendados de la novedad para que al final nos encontremos con algo que distaba mucho de parecerse a lo que contaba el anuncio. 

Aprende a decidir, a pensar por ti mismo y no te dejes llevar por lo nuevo tan rápido. Probablemente te sirva para terminar... sin móvil.

¡Feliz semana!

Dress/Vestido: Bershka P/V 2014
Sandals/Sandalias: Mary Paz P/V 2015


Raquel.