viernes, 7 de septiembre de 2018

Siete rasgos de las personas auténticas ♥

 



Llevo meses queriendo volver a la escritura en el blog. Probablemente te sorprenda esto pero, para mi escribir es mucho más que hacer un breve resumen de mi semana. Es por ello por lo que, si eres habitual por estos lares, recordarás los mágicos posts donde comparto mis reflexiones contigo. Esos que siempre encontrarás a la sección citada con el mismo nombre.

No sería la primera vez, que releo después de tiempo lo que escribo. Un truco, escribir cuando mi mente está en lo más alto, para repasar mis palabras en los momentos de flaqueza. Es por lo que hoy, quiero hacer alarde de las personas que hacen del mundo un lugar mejor, las realmente auténticas.

1. Hablan sin timidez. Las personas auténticas no muestran timidez a la hora de hablar con los demás, exponen con determinación sus pensamientos transmitiendo comodidad y total seguridad en sí mismas. De esta forma, sus palabras persuaden de manera mucho más efectiva a sus oyentes, consiguiendo así alcanzar sus objetivos de forma mucho más rápida. La confianza es su mejor virtud.

2. Trabajan sobre sus expectativas internas. Por ende, no sobre las externas. Me explico. La autenticidad de una persona se basa en sus propias creencias, ideales y expectativas. Basan sus decisiones en trabajar para alcanzar sus objetivos internos, por supuesto, lidiando y optimizando de la mejor forma, las circunstancias externas que les puedan afectar.

3. Labran su propio camino. La persona genuina siempre busca y consigue encauzar su propio camino. No importa las veces que caiga en fallo, ellas mismas tienen su propia brújula interna que les llevará a conseguir sus objetivos. Siempre por supuesto, guiadas por el empeño y el trabajo constante. Rendirse no entra dentro de sus opciones.

4. El fallo nunca es una amenaza. Las auténticas personas, no toman los caminos fáciles ni cómodos. El fracaso constituye una parte integral de su viaje, una fuente de aprendizaje y una experiencia enriquecedora que les permite crecer. Saben que, si siguen los dictados marcados por la sociedad, serán un producto más de ella.

5. Responden de sus actos. Una distinción muy importante para este tipo de personas es su honestidad. Son más propensas a reconocer sus fallos y a responder consecuentemente de sus actos. Al final, la responsabilidad, es una cualidad imprescindible para alcanzar el éxito no sólo de forma limpia, si no también duradera.

6. Evitan los prejuicios. En sus relaciones interpersonales, utilizan su criterio propio. Valoran la honestidad y gustan de la claridad de las ideas de los demás. Hablar de forma directa, sin tapujos y con respeto, constituye el mayor acto de lealtad para las personas auténticas. Perdiendo todo peso cualquier idea preconcebida que pueda existir de los demás.

7. Autoestima de calidad. El exceso y el defecto de cualquier virtud, tiene el efecto completamente contrario. El equilibrio se encuentra en admitir y trabajar los aspectos personales que tienen que mejorar, para poco a poco pulir una actitud sólida y limpia.










Camiseta hecha a mano de la mano de Piccola Lucía, conjunto de diseñadores asturianos llenos de arte.





Y tú ¿Te consideras una persona auténtica? ¿Cómo has empezado septiembre?

¡Sé muy muy feliz!



Raquel.
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff