lunes, 26 de octubre de 2015

In-dependiente.

 

Escucho mucho a la gente auto definirse como independiente, parece que incluir esta palabra en el repertorio de cualidades y virtudes suena de lo más elegante y adulto. Pero ¿Qué hay de real en todo esto?

No hablo de depender económicamente de alguien, hablo de lo emocional y en esto no sólo con referencia al ámbito de pareja. 


A menudo a la hora de comenzar un plan de vida nuevo, generalmente en el que iniciamos actividad física parece que la idea de comenzar a ir al gimnasio sin compañía aterra y no es por dar siempre la patada en la misma piedra, pero esta tontería la escucho sólo en boca femenina. 
Pasa lo mismo con iniciar una dieta, sin la ayuda o la unión de los que viven a nuestro al rededor no hay forma de que la nueva rutina dure más de una semana. Parece que si tu pareja o tu mejor amigo no se une al tren de la salud al que te acabas de subir tú no serás capaz de viajar en él solo. ¿Qué pasa si se bajan unas cuantas paradas antes de que llegues a tu destino? Sí, exactamente lo que estás pensando y lo que siempre ocurre, dietas y abonos de gimnasio fallidos por no ser capaces de tomar la determinación de cumplir un propósito por nosotros mismos, sin la ayuda ni la aprobación de nadie. Y en temas de salud y cambios de vida lamento decirte que por más que intentes convencer a tus seres queridos de que tienen que hacerlo sólo lo harán cuando tomen por su propia voluntad esta decisión, tal y como debes hacerlo tú si quieres conseguirlo realmente. 


Sin duda esto es sólo la punta del iceberg. Me llama poderosamente la atención cuando una persona, al preguntarle por sus aficiones o qué hace durante su tiempo libre me nombra "quedar con mi novio/a". ¿En serio eso es una afición? Respeto a la gente que está enamorada, me alegro muchísimo pero pienso que debemos ser realistas ¿Y si un día la vida cambia y ya no estás con tu novio/a? ¿A qué vas a dedicar tu tiempo libre? ¿Cuál es tu verdadera afición? Y realmente me sorprende, muchas personas ante esta pregunta, no saben qué contestar.


Suena a tópico pero creo que aun no lo tenemos del todo claro. No podemos alardear de independientes cuando ya no es que no seamos capaces de tomar nuestras propias decisiones, es que ni siquiera sabemos a qué dedicarnos si no tenemos una persona que nos complace al lado. La mayoría de la gente necesita la aprobación de una persona importante para él para poder iniciar un camino, para poder cambiar, para poder comenzar y que la acompañe en él. No digo que tengamos que estar completamente solos, no. La soledad no es la solución. Sí nuestra propia opinión, nuestro gusto, nuestros valores, necesitamos sacar a ese yo que encerramos en nuestro interior por miedo a equivocarnos. No es malo caer, nos ayuda a aprender y sobre todo a no volver a tropezar. Si tenemos a alguien que nos ayuda siempre a levantarnos de nuestras caídas, el día que ésta se vaya, prácticamente será como volver a aprender a caminar.


Jacket/Chaqueta: Pimkie O/I 2015
Blouse/Blusa: Stradivarius Old.
Jeans: Pull&Bear P/V 2015
Boots/Botas: Bershka O/I 2014
Bag/Bolso: Paco Martinez P/V 2015


Y tú ¿Te consideras una persona independiente? ¡Sé feliz!

Raquel,
alguien que fue extremadamente dependiente.