lunes, 18 de enero de 2016

4 Consejos básicos para iniciarse en el deporte.

 

¡Hola!

Quien me conoce sabe que soy una persona deportista. No deportista de "¡Ay voy al gym!" (postureo) no no, de las de verdad. Estos días he notado una masificación estrepitosa precisamente en el gimnasio al que yo voy habitualmente y he visto cosas bastante raras. Se que en febrero/marzo, volveremos a estar los "vigoréxicos" de siempre (sin ofender, es una forma de hablar), los que no faltamos ni aunque sea festivo y anteponemos cualquier cosa al entrenamiento, aun así me gustaría dedicar este post a daros unos consejos basados en mi experiencia y opinión personal para todas aquellas personas que quieran cambiar sus hábitos de vida. Y esto es lo primero que tenemos que pensar, es un cambio de vida, no de cuatro días al mes.

"Quiero adelgazar rápido". ERROR. No podía empezar si no por la tan tradicional frase. Estamos cansados de escuchar que esto no es posible, no existen los milagros y todo lo que os puedan contar es muy perjudicial para la salud. Si eres de las personas a las que se les ha pasado este pensamiento por la cabeza quizás el problema no sea "adelgazar", pregúntate cual es el motivo por el cual buscas bajar de peso ahora, en este preciso momento y de forma rápida. A veces este tipo de pensamientos nocivos son el efecto secundario de problemas que afrontamos en nuestro día a día o que nos achacan, que nos hacen sentirnos mal que nosotros mismos, trasladándose todo ello al aspecto físico. Busca la razón por la que quieres bajar de peso, si es mentalmente saludable entonces estás preparado para dar el primer paso hacia el cambio en tu vida.


Sin prisa pero sin pausa. Para cambiar de hábitos alimenticios y deportivos (en adelante cambiar de vida), tenemos que empezar poco a poco pero sin detenernos nunca. ¿Cuantas veces hemos oído lo de "el lunes empiezo la dieta"? y pasas de estar acostumbrado a comerte un plato de patatas fritas con carne condimentada más postre a el lunes sobrevivir con una ensalada y sufrir. Ese es el mayor fallo que podemos hacer. El cuerpo es un mecanismo con memoria, si está acostumbrado a una determinada dieta, no podemos cambiarle el patrón radicalmente de un momento a otro porque nos empezará a pedir que le "demos lo que le falta". Un ejemplo: Si estás acostumbrado a desayunar 2 tostadas con mermelada y mantequilla con leche, el lunes que comiences el cambio intenta desayunar sólo una tostada con mermelada y mantequilla. A la hora de comer, si es habitual que comas patatas fritas con carne y natillas, sustituye las patatas fritas por arroz blanco o patatas cocidas y las natillas por una pieza de fruta. Así sucesivamente, se trata de cambiar nuestros hábitos alimenticios gradualmente. Lo mismo ocurre con el deporte, es habitual que el primer día en el gimnasio la gente se pegue una gran paliza ¿Consecuencia? agujetas, consiguiente, no querer volver más, encima si lo unimos a que seguramente tengan hambre de haber gestionado mal la comida... Comienza con una rutina suave, adaptada a tu edad, peso y estilo de vida, así como a tus metas (esto último es muy relativo), si te la puede realizar un entrenador mucho mejor. El primer día has hecho una caminata suave en la cinta de 20 minutos ¡Buen trabajo! mañana, intenta subir un poco la intensidad.


El deporte NO es un enemigo ¡Muévete! No sólo existe el gimnasio para hacer deporte y sentirse bien, existen tantas formas de deporte como maneras de moverse y es en esto en lo que consiste el cambio precisamente, en moverse. No por ir al gimnasio se te va a garantizar ningún resultado, sí por el contrario el moverte. Comienza con gestos como evitar coger el ascensor y subir las escaleras, aparca el coche más lejos del trabajo para ir andando o directamente vete a pié, evita el bus urbano para moverte por tu ciudad, saca a tu perro a pasear por otras zonas para pasear, infinidad de gestos que poco a poco cambian tu vida. Por otro lado, volviendo al deporte propiamente dicho, tenemos un abanico inmenso de posibilidades, se trata de buscar una actividad que te llene, que te divierta. El deporte es diversión, tienes que disfrutar, pasártelo bien, nunca puede ser una obligación. Existen actividades en todas las épocas del año y para todos los gustos, anímate y prueba, experimenta y verás como encuentras una que te gusta. Habrá días en los que estés más bajo de energía, estoy de acuerdo, pero nunca puedes ir sin ganas o aburrido a practicar deporte, te tiene que gustar. En mi caso mi gran favorito es el snowboard, nada tiene que ver con el gimnasio.


¡Ojo con las cuentas fitness¡ No obsesionarse. Bien, ya has empezado a comer bien y ordenadamente, has encontrado una actividad que te gusta, estás disfrutando. No te obsesiones con la pérdida de peso. Influyen muchos factores en este aspecto, la edad, el sexo, el haber practicado anteriormente deporte, el estilo de vida y factores genéticos. Aquí empiezan las comparaciones y esto no lleva a nada bueno, sobre todo si lo haces con una cuenta fitness. Soy consumidora de muchísimas cuentas de este tipo, pero soy consciente de que hay que ser REALISTA. Es evidente que si tienes 35 años, nunca has realizado deporte de ningún tipo, has llevado una buena vida sedentaria y has dejado que se asentaran en tu cuerpo kilos que han llegado a distorsionar un poco tus caderas o tu abdomen es muy muy difícil que te conviertas en Sascha Fitness o Irina Shaik. Cada persona somos un mundo y tenemos que aceptar que nuestro cuerpo es el que es, lo importante es estar sanos. Y aquí soy tajante porque soy la primera en pecar, por sobre entrenamiento el mes pasado pesaba 49 kilos y me salieron cólicos en el colon a consecuencia de ello, cuidado con obsesionarse. De vez en cuando subo a mi Instagram (@onlydacostaa) o Snapchat (radacosta) alguna foto fitness y es evidente que siempre busco la que se me vea más estética, lo mismo ocurre con las cuentas fitness que tienen millones de seguidores, pero de forma más exagerada. Todas las mujeres nos sentimos hinchadas a lo largo del día aunque tengamos 6 abdominales como piedras, pero no vamos a subir una foto hinchadas porque no es estético y menos ellas que tienen contratos publicitarios. Siempre se busca vender lo más bonito pero la realidad es muy distinta, así que no te compares con nadie, se feliz con tus propios resultados y logros, trabaja para ti no para nadie y disfruta de ti mismo.


Esta es Cristi, la pobre la enganché a la vida sana también jajaj <3.

La clave está en no comer cada vez menos, si no en entrenar cada vez más. Quizás suene burdo pero las vacas sólo se alimentan de hierva y están gordas, los guepardos exclusivamente de carne y tienen un cuerpo atlético. El objetivo está en que te muevas cada vez más.

Hat/gorro: Tienda local/local store 2015
Scarf/bufanda: Primark (Old)
Sweatshirt/Sudadera: H&M O-I 2015/2016
Leggins: Calzedonia 2015
Coat/Abrigo: Mango (Old).
Bag/Bolso: Paco Martínez P-V 2015
Tennis/Zapatillas: Nike Air.


¿Tenéis pensado cambiar de vida este año? ¿Qué os parecen estos consejos? ¡Contadme vuestros planes! Si te gustan estas entradas más healthy dímelo y habrá más :). ¡Feliz semana!

Raquel.